Artists
Bio & Statement

Santiago Porter

Buenos Aires, Argentina b.1971
Bio
Statement
Works

Bruma I | 2007

Bruma II | 2001 - 2008

Santiago Porter
Evita | Evita, 2008

Bruma III | 2012 - ...

La ausencia | 2001 - 2002

At nine fifty-three on the morning of July 18, 1994, a bomb exploded opposite the building of the AMIA, the Jewish Community Center, at 633 Pasteur Street in the City of Buenos Aires. The explosion completely demolished the seven-storey building and killed 85 people. The AMIA was a center for civic and social activities exclusively. To-date the material and intellectual parties responsible for the massacre remain at large.

A las nueve y cincuenta y tres de la mañana del 18 de julio de 1994 una bomba estalló frente al edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina, la AMIA, ubicado en la calle Pasteur 633, en la Ciudad de Buenos Aires. La explosión destruyó por completo el edificio de siete pisos y asesinó a 85 personas. En la AMIA se realizaban actividades civiles y sociales exclusivamente. Los autores materiales e intelectuales de la masacre continúan libres.

Piezas | 1993 - 2003

Time past and time future
What has been and what might has been
Point to one end, which is always present

 

T. S. Eliot / Four Quartets

 

In the author´s own words “The series Piezas brings together ten years of photographs taken in the various houses I have lived in, on my final day there and at the moment just prior to my moving out. I like to think of these spaces as scenarios in which things have already reached an end, or as what Daniel Molina refers to as the map of essential solitude; the only thing left behind by the ever-shifting nature of unceasing time”.

Time past and time future
What might have been and what has been
Point to an end, which is always present.

 

T.S. Eliot / Four Quartets

 

En palabras del autor “La serie Piezas, específicamente, recopila diez años de fotografías hechas en las distintas casas que he habitado, el último día, en el momento de la mudanza. Me gusta pensar en estos espacios como escenarios donde las cosas ya han sucedido para siempre. O como escribió Daniel Molina, el mapa de la soledad esencial, que es lo único que permanece tras la mudable apariencia del tiempo que no cesa”.

Condición de las flores | 1998 - 2013

“… Pero a pesar de que en muchas ocasiones los libros no son mas que fragmentos esparcidos en el tiempo y en el espacio, siempre busco que contengan en sí mismos una precisión extrema. Trato de que sean lo menos subjetivos posible. Realizo para lograrlo un arduo trabajo de corrección del pequeño rasgo, de la seña que aparece, por lo que generalmente me encuentro con pequeñas piezas pulidas con las cuales, de cuando en cuando, construyo las obras.”
Tiempo de gardenia
Mario Bellatin

 

El titulo es una referencia directa al libro de Mario Bellatin, del mismo nombre. Lo que esta selección de fotografías y el texto tienen en común es tal vez la voluntad de analizar el propio proceso de producción de la obra, o si se quiere el carácter reflexivo sobre el propio trabajo. Una habitación quemada. Ramas oscurecidas después de un incendio. Flores. Piedras. Tierra. Así como estas fotos dan cuenta de distintos registros y momentos, otra vez, como en una búsqueda de constantes, la idea del desastre o algo cercano a la devastación, vuelve como una preocupación sostenida en los casi 15 años que separan los distintos grupos de obras. Sin embargo, pareciera que esta selección de imágenes intenta suspender la posibilidad de que el conjunto se explique en una primera mirada. Mas bien se reconoce la búsqueda de una densidad en la superficie, una apuesta a la capacidad de las imágenes, mas allá de las historias.

Sari | 1999

El espacio entre las cosas | 1996

El espacio entre las cosas reúne una serie de fotografías en blanco y negro sobre paisajes naturales y urbanos, atravesados por el tiempo, los ciclos estacionales y la diferencia. Algunas de esas fotografías registran, por ejemplo, la diferencia mínima entre dos medidas de acercamiento a lo que parecería ser el cambio de agujas en las vías de un tren; otras el Central Park nevado o con su vegetación florecida y los edificios detrás. Imágenes de tierra, nieve y habitaciones vacías: un repertorio de escenas de las que Robert Frank es cita y punto de anclaje. Pero además es inevitable no evocar, cuando se mira las fotografías que abren esa serie, precuela de lo brumoso porteriano, la atmósfera de las dunas de O’ Sullivan en el desierto de Carson, Nevada, otro origen posible de sus paisajes. Las colecciones de vistas eran, como se sabe, la forma principal de difusión de la fotografía de paisaje a lo largo del siglo XIX y aún avanzadas las primeras décadas del XX. Eran comercializadas por su proximidad a las narrativas de viaje pero esencialmente las historias que esas colecciones nos cuentan son las de la conquista de un punto de vista y un encuadre. En El espacio entre las cosas se puede intuir esa conquista o, mejor, lo que será una búsqueda obstinada y sustancial, podemos seguir los rastros de indagación en el paisaje si miramos esa línea en la que se unen el cielo con el mar, la tierra con el cielo. Hacia esa dirección Porter dirige su cámara, el punto de donde todos los horizontes provienen y también la expectativa de los lugares por venir. No hay borradura de las huellas, entonces, para estos fotógrafos que habitan la escena contemporánea, sino figuraciones y apropiaciones múltiples del paisaje. Paisajes que, lejos de acomodarse a una tranquilizadora economía de signos y referentes, formas y abstracciones, devienen cuerpo de sedimentos, catástrofe o escenografía desquiciada.

Paula Berúa

Press, Texts & Publications
Texts

Publications